FLORES DE BACH

PRUNUS CERASIFERA
CHERRY PLUM

Dice BACH:”… La enfermedad, en apariencia tan cruel, es en sí beneficiosa y existe por nuestro bien, y si se la interpreta correctamente nos guiará para corregir nuestros defectos esenciales”

El Dr. Edward Bach, fue el descubridor y elaborador de los 38 Remedios que actualmente conocemos como los Remedios de Edward Bach o Flores de Bach (como se les suele llamar familiarmente).

Edward Bach, Gran Alquimista, Filósofo, Científico, Médico, Inmunólogo, Patólogo y Bacteriólogo, Homeópata y ante todo un gran SER en conexión directa con la naturaleza viva (la Tierra), al cuidado y bienestar del ser humano (el Hombre) y la percepción, sensibilidad e intuición de, qué le decía cada una de las flores (el Cielo), que fue descubriendo a lo largo de su trayectoria. En él vemos como aúna los tres elementos fundamentales de la MTC y Feng Shui Tradicional: Cielo, hombre y Tierra, intentando en cada momento de su vida, armonizar esas tres energías universales. Utiliza las flores como puente entre el cielo y la tierra, para permitirle al ser humano recordar su esencia divina y restablecer su vibración primigenia, las esencias florales “le recuerdan al ser humano, su estado armónico original”.

—“Toda enfermedad”, decía, “No es mas que la manifestación física de un malestar, de un trastorno debido a una condición mental que altera el equilibrio del cuerpo”.

—“La enfermedad del cuerpo en sí misma, no es nada más que el resultado de la falta de armonía entre el alma y la mente (personalidad). Es sólo un síntoma de la causa, y como la misma causa se manifiesta en forma diferente en cada individuo, lo que se debe buscar es eliminar la causa, y las secuelas, cualesquiera que sean, desaparecerán automáticamente”.

—En aquella época se convenció del hecho de que, dado que en la naturaleza reina una armonía perfecta, seguramente sería posible hallar en ella los remedios necesarios para establecer el equilibrio en todas las criaturas: de hecho, identificó un total de 37 flores y el agua de una fuente mineromedicinal, dotados de evidentes propiedades terapéuticas,  con los que creó sus remedios.

Las flores de Bach son un remedio suave, que no tiene principio activo o acción bioquímica; y por lo tanto, no son posibles las sobredosis, efectos secundarios o dependencias. Son remedios vibracionales, no son medicamentos y no interactuan con ellos; muy al contrario actúan como coadyuvantes de los mismos, acelerando los procesos de curación para RESTAURAR LA PAZ INTERIOR Y EL SOSIEGO DEL ALMA, proporcionando de esta forma, al cuerpo y al ser en su totalidad, una oportunidad de restablecer su fuerza y capacidad para combatir las enfermedades, a través de sus propios procesos naturales de curación.

Las esencias florales de Bach, actúan a nivel emocional, ayudando al alma del individuo a recuperar su equilibrio.

Es un método inocuo, que se toma en forma de gotas sublinguales, …

en-construccion

Anuncios